7 ventajas de los juguetes de madera

Lorena
Lorena

Los juguetes de madera son una de las mejores alternativas para que los pequeños de la casa jueguen mientras aprenden y desarrollan su imaginación. A continuación te contamos las principales ventajas de los juguetes de madera según los expertos.

Estimulan los sentidos de los peques

En primer lugar, los juguetes de madera son una gran alternativa para los niños porque estimulan sus sentidos, sobre todo el sentido del tacto. Los juguetes de madera, y más todavía si no se encuentran lacados, aportan una sensación muy agradable al tocarlos. Del mismo modo, no todos los juguetes de madera son iguales al tacto. Encontramos juguetes de madera con irregularidades y otros más lijados. De esta manera, los niños van registrando poco a poco todas estas sensaciones y aprendiendo con ellas mientras juegan. Su cerebro aprovecha todo lo aprendido en este juego y les ayuda a estimular sus sentidos.

Tienen una gran presencia

Por otro lado, los juguetes de madera tienen muchísima presencia y más peso que otro tipo de juguetes. Estos juguetes no son tan ligeros como los modernos juguetes de plástico tan impersonales. Son juguetes con presencia y personalidad propias. De esta forma, los niños deben sujetarlos de manera firme, con conciencia, lo cual estimula sus capacidades motrices.

Del mismo modo, los juguetes ultraligeros de plástico restan importancia al juego y no dejan a los niños enamorarse de sus juguetes. En cambio los niños aprenden a valorar los juguetes de madera y a hacerlos parte fundamental e importante de su juego.

Fomentan su imaginación

Por si todo esto fuera poco, los juguetes de madera también fomentan en gran medida la imaginación de los peques. Son juguetes con menos sobre estimulación que los de plástico, que suelen venir con detalles muy trabajados e incluyen luces y sonidos. Si bien en un primer momento puede parecer que los de plástico llamarán más la atención de los pequeños, lo cierto es que sus usos son limitados, y los niños enseguida se aburren de ellos. De esta manera, con los juguetes de madera son los niños los que deben imaginar lo que quiere que hagan sus juguetes, lo que les ayuda a desarrollar su imaginación y creatividad creando y estructurando su propio juego. Del mismo modo, como son juguetes menos concretos son mucho más polivalentes, y es posible darles un gran número de usos diferentes.

Son más duraderos

Por si todo esto fuera poco, también cabe reseñar que los juguetes de madera son intergeneracionales y envejecen mucho mejor. Estos juguetes no se rompen tan fácilmente ni se ponen feos como los de plástico, sino que envejecen muy bien, por lo que pueden heredarse entre hermanos, e incluso entre padres e hijos. Si se rompen, son muy sencillos de arreglar, por contra a lo que sucede con los juguetes de plástico, que suelen terminar en la basura. Además son juguetes funcionales y bonitos, que también pueden usarse como decoración en la habitación de los peques. Si te interesan todas las ventajas que los juguetes de madera pueden proporcionar a tus hijos, te recomendamos echar un vistazo a la completa selección de alternativas que puedes encontrar en Juguear, dónde son expertos en juguetes de calidad para los peques de la casa.

Luchan contra el consumismo

Por otro lado, si quieres enseñar a los niños desde pequeños a tener unos hábitos de vida responsables, debes saber que los juguetes de madera serán la mejor alternativa en la lucha contra el consumismo. Los juguetes de plástico se rompen mucho más rápidamente, sobre todo si son juguetes muy baratos, además de que provocan que haya que comprar nuevos juguetes como repuesto. Por contra, los juguetes de madera suelen tener precios más elevados, pero por esto mismo tienen una mayor calidad y terminamos comprando muchos menos juguetes. Esto es muy importante si no queremos entrar en la rueda de consumismo basada en comprar, usar y tirar de manera permanente.

Crecen con los niños

Además, cabe reseñar también cómo los juguetes de madera están pesados para crecer con los niños. Estos juguetes no son estáticos y los niños no se aburren de ellos enseguida. Por contra, pueden acompañarles durante todas las etapas de su crecimiento. Como son atemporales y menos estructurados, son perfectos para usarlos durante mucho tiempo. De esta manera, además de pasar de generación en generación, los niños también podrán usarlos desde bien pequeños, cuando les darán un tipo de uso, hasta de más mayores, cuando los percibirán de otra forma y estructurarán su juego de manera diferente.

Les permiten conectar con la naturaleza

Sin duda, una de las ventajas que más gusta a los expertos y a los padres de los juguetes de madera es que permiten a los peques conectar con la naturaleza. La madera es un material natural que ayuda a los niños a desarrollar el sentido del tacto. Se trata de un elemento mucho más eficiente para ayudar a los niños a conectar con la naturaleza que el plástico, por ejemplo.

Del mismo modo, además de utilizar materiales provenientes directamente de la naturaleza, los juguetes de madera permiten a los niños entender que para producir objetos cotidianos se debe valorar y tener en cuenta la naturaleza. Los pequeños comprenden que con la madera de los árboles se pueden hacer juguetes, y por tanto les resulta más sencillo realizar asociaciones que si intentamos explicarles de dónde vienen los juguetes de plástico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *