¿Es malo el aire acondicionado para los bebés?

Lorena
Lorena

El aire acondicionado es una excelente solución para mantener una temperatura confortable, particularmente durante la época de mayor calor. Sin embargo, cuando hay un bebé en caso surgen muchas dudas de si es conveniente su uso o si podría afectar la salud del niño.

En general, el aire acondicionado no es malo para los bebés, pero debes tener unos cuidados mínimos para no causarles molestias o que pueden tener algunos problemas. Lo más importante es no someterlos a cambios drásticos de temperatura y humedad que pueden afectarlos.

Los equipos de aire acondicionado pueden ser una excelente solución para mantener a los más pequeños de la casa confortables durante todo el año. No obstante, debes seguir una serie de recomendaciones para que tu bebé se encuentre en un ambiente saludable y seguro.

¿Es malo el aire acondicionado para los bebés?

Los bebés en sus primeros días de nacidos no regulan bien su temperatura aunque en aproximadamente una semana alcanzan una temperatura corporal estable. A partir de este momento son capaces de soportar un amplio rango de temperatura ambiental.

Sin embargo, lo más adecuado es tratar que las habitaciones donde el niño se encuentre habitualmente en un rango entre los 21 a 25 °C. Por tanto, es posible utilizar el aire acondicionado con los bebés, siempre que se sigan una serie de recomendaciones:

Mantener una temperatura adecuada

Lo primero es controlar la temperatura para que el niño se encuentre cómodo y no requiera tener una gran cantidad de ropa. Como ya comentamos, la temperatura no debería ser superior a los 25 °C  durante el verano y tratar de mantener esta constante mientras el bebé se encuentre en la habitación.

Para el invierno, algunos pediatras recomiendan que los bebés se encuentren a una temperatura de 21 °C durante el día. En la noche se puede bajar un poco hasta un mínimo de 17 °C, pero en este caso coloca el niño una ropa abrigada que lo ayude a mantenerse cálido.

Lo que más puede afectarlo es que sea sometido a cambios bruscos de temperatura, siendo lo mejor que climatices todas las habitaciones de tu vivienda y las regules de forma conjunta. Igualmente, evita que se abran puertas o ventanas que generen corrientes de aire que puedan hacerlo sentir incómodo y no sea capaz de regular adecuadamente su temperatura.

También es recomendable que los cambios de temperatura a los que se someta al niño no sean mayores a los 10 °C. Por tanto, si lo llevas en el coche debes igualmente controlar que el aire acondicionado se encuentre a un nivel similar que al de casa.

No colocar la ventilación directa

Otro aspecto que debes tomar en cuenta es que la cuna del bebé nunca debe quedar en posición directa al ducto de ventilación del aire acondicionado. Revisa el aire acondicionado y controla el flujo de aire a fin de que no sea muy fuerte.

También puedes optar por hacer girar las rejillas en varias direcciones a fin de que el aire circule de manera más uniforme por toda la habitación. Una de las consecuencias que puede tener exponer al niño a la corriente de aire, es que sufra un resfriado y tenga congestión nasal.

Colocar un humidificador

Uno de los problemas que tiene utilizar el aire acondicionado es que suele eliminar humedad del ambiente, lo cual puede resecar las mucosas del bebé. Otro efecto negativo es que el niño tenga escozor o irritación en los ojos por la falta de humedad.

Esto se resuelve fácilmente colocando un humidificador en la habitación, el cual de preferencia debe ser de aire frío, ya que no altera la temperatura del ambiente. La humedad ambiental se debe regular a un máximo de 50% para evitar la proliferación de hongos que pueden llegar a generar alergias en el niño.

Para utilizarlo, enciende el humidificador unas dos horas antes de acostar al bebé en la habitación, para que se alcance un nivel de humedad adecuado. Es muy importante que controles el porcentaje de humedad para que se encuentre en el rango adecuado que es entre un 30 a 50%.

Hacer un adecuado mantenimiento

Algo que nunca debes descuidar es que el aire acondicionado debe estar siempre limpios y los filtros despejados. Recuerda que estos captan el polvo, ácaros o polen que circulan en el aire y pueden terminar siendo fuente de alergias u otros problemas para los pequeños.

En este sentido, te recomendamos optar por profesionales como los que encontrarás en https://tsclima.com/, quienes ponen a tu disposición los mejores equipos. Además, te ofrecen el servicio de mantenimiento para que tu aire acondicionado funcione con máxima eficiencia y seguridad para la salud de tu bebé.

Lo ideal es hacer este mantenimiento cada dos semanas y con más frecuencia si se ha levantado polvo en la habitación. Algunas unidades incorporan funciones inteligentes que avisan cuando se debe limpiar los filtros y hacen auto limpieza de la unidad interior para evitar la proliferación de hongos y otros patógenos.

No utilizarlo durante toda la noche

Cuando el niño está durmiendo su actividad física es mínima, lo que ocasiona que su temperatura corporal descienda un poco. Por tanto, no es recomendable que dejes el aire acondicionado de la habitación encendido durante la noche.

En estos casos, lo mejor es que una hora antes de llevarlo a dormir refresques el dormitorio con el aire encendido. Luego debes apagarlo y colocar al bebé en su cuna, con una ropa que sea adecuada para que lo ayude a regular la temperatura mientras está descansando.

Llevar siempre una manta

Uno de los grandes problemas que tienes al salir de compras o paseo con el bebé, es que suele estar sometido a grandes cambios de temperatura. Esto sucede particularmente cuando entras a edificios o centros comerciales que tienen aire acondicionado.

Aquí no tienes el control del nivel de frío y por tanto lo mejor es llevar una manta para usarla si percibes que la temperatura interior es muy baja. Así el niño podrá mantener una temperatura más o menos constante y evitas que pueda sufrir congestión nasal u otros problemas respiratorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *