Consejos de higiene oral en bebés de 0 a 24 meses

Lorena
Lorena

La higiene dental de tu bebé es una parte fundamental de sus cuidados para garantizar un buen desarrollo de su dentadura cuando sea adulto y de su salud general durante la primera etapa de su vida. En este artículo presentamos los mejores consejos de higiene oral en bebés de 0 a 24 meses.

Consejos de higiene oral en bebés de 0 a 24 meses

La mayoría de papás y mamás primerizos empiezan a cuidar la higiene dental de sus hijos cuando estos pueden empezar a usar su primer cepillo de dientes pero en realidad es importante cuidar su higiene oral antes desde antes que al bebé le salgan los dientes.

Los expertos recomiendan limpiar siempre la boca del bebé después de darle el biberón o el pecho para poder quitar todos los restos de leche y evitar que fermenten. Recomendamos hacer esto al menos una vez al día y siempre que se pueda por la noche. Para ello debes lavarte bien las vamos y utilizar tu dedo índice para limpiar mediante movimientos circulares y suaves las encías de tu bebé, el interior de sus mejillas, las caras laterales de su boca, su paladar y su lengua. Además recomendamos también si lo prefieres el uso de una gasa húmeda para no provocar irritación en las mucosas de tu bebé.

Los expertos de ClinicaOrbident recuerdan que es probable que el proceso te parezca complicado pero hazlo siempre con delicadeza limpiando su boca lo mejor que puedas sin necesidad de profundizar en exceso y siempre teniendo en cuenta lo que tu bebé te permita sin llegar a molestarle ni alterarle. En poco tiempo tu peque se irá acostumbrando y cada vez resultará más sencillo limpiarle la boca.

Además es importante tener en cuenta que si le das lactancia materna cuando sea muy pequeño no tendrás mucho que limpiar en su boca así que no debes preocuparte. Esto es así porque si succiona bien y se alimenta de forma correcta la leche caerá de forma directa desde tu pecho a su garganta con lo que sin duda se trata de una buena noticia y una garantía de que tu bebé está comiendo bien. Ahora bien, conforme el peque vaya creciendo esta distancia disminuirá y por tanto podrán quedar restos de leche en su boca que tendrás que limpiar con cuidado si quieres cuidar su higiene oral.

Cuando empiecen a salirle los primeros dientes a tu bebé es importante que empieces a limpiarlos desde el primer momento porque el esmalte de los bebés es especialmente frágil y es por esto que también es vulnerable a todos los ácidos y bacterias que se forman cuando los alimentos fermentan si los dejas en su boca. En este caso recomendamos usar dedales de silicona especialmente elaborados para bebés o gasas empapadas en agua para no dañar sus encías ni sus pequeños dientecitos, que pueden presentar una cierta sensibilidad dental.

Cuando tu bebé deje de mamar o tomar el biberón o cuando empieces con la alimentación complementaria aunque siga tomando leche es importante que nunca pruebes sus alimentos ni su comida con los cubiertos que vas a utilizar para darles los alimentos y también que no soples en sus alimentos para que estén más fríos. Puede parecer algo obvio pero la mayoría de padres y madres primerizos lo hacen y de esta forma puedes llegar a transmitir por la saliva bacterias a tu bebé ya que su flora bacteriana es bastante diferente a la de las personas adultas.

Además es importante también que no pruebes sus biberones si quieres saber si se encuentran a una buena temperatura y que no utilices la boca para limpiar sus mordedores, chupetes, etc. Tampoco deberías besar al bebé en la boquita y no te olvides de cuidar también la salud de tus dientes. Sabemos que a veces es imposible no colmar a los pequeños de besos pero piensa que lo haces por su propia salud e higiene dental.

Asimismo, resulta fundamental el limpiar siempre la boca de tu bebé si le vas a dar alimentos que sean ricos en hidratos de carbono como una papilla de cereales, un zumo, galletas, leche, papilla de frutas, etc. Sobre todo por la noche ya que es cuando existe más peligro de que la placa tienda a acumularse en su boca provocándole cualquier tipo de infección o enfermedad en sus dientes.

Si sigues dándole lactancia materna a demanda o biberón por las noches no te olvides también de limpiarle la boca tras cada toma. Todo esto resulta fundamental porque los alimentos fermentables, dónde se incluye también la leche, tienen potencial de generar salivación y caries con lo que es fundamental cuidar la higiene de tu bebé desde el primer momento.

Por último, cuando el pequeño se acerque a los doce meses será un buen momento para poder empezar a limpiar sus dientes usando un cepillo con un pequeño cabezal que sea bastante suave, usándolo siempre en mojado y teniendo en cuenta que se debe seleccionar alternativas adaptadas a su edad. A esta edad tan temprana los expertos no recomiendan usar dentífrico y sobre todo tendrás que evitar las pastas de dientes con flúor. Además lo más importante en este punto para la limpieza dental de tu pequeño es elegir alternativas ideales para fomentar el arrastre de la placa bacteriana con una buena técnica de limpieza. Para ello debes ponerte al pequeño en tu regazo y mirando en un espejo mover el cepillo haciendo movimientos hacia abajo desde la zona de las encías. Cuando te acerques a su segundo cumpleaños puede ser un buen momento para que los peques empiecen a limpiarse ellos mismos los dientes e inculcarles la importancia de una buena higiene dental para una vida saludable y plena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *