Consejos de seguridad para el baño de los niños

Lorena
Lorena

Con los niños hay que tener mucho cuidado porque desconocen el riesgo que tienen ciertos lugares de la casa y este desconocimiento pueden hacer que pongan en juego sus vidas, por lo que los adultos debemos de estar pendientes en todo momento y ser, ante todo, previsores ante los accidentes que pueden llegar a ocurrir. Para evitar que pueda ocurrir cualquier desgracia, te vamos a recomendar una serie de consejos de seguridad para el baño de los niños que te serán de gran utilidad en todo momento.

Recomendaciones para que el baño de los niños sea seguro

Supervisión de un adulto

En el momento del baño, siempre debe de haber un adulto con el pequeño, sobre todo si no ha complido el primer año, pero más adelante también conviene, al menos hasta los 5 o 6 años en los que el pequeño ya es algo más autónomo, sin embargo, en el primer año de vida se vuelve esencial, ya que no saben el peligro que están corriendo y porque no tienen la fuerza suficiente para ponerse derechos en la bañera, pudiendo sufrir ahogamientos en cuestión de segundos. Ese pequeño minuto que puede pasar por tu cabeza de decir, voy al otro cuarto a por su toalla o por cualquier otro elemento, el tiempo que buscas el teléfono para hacerle una foto puede ser fatídico. Por este motivo, los ojos siempre debes tenerlos puestos en el pequeño y si necesitas tomar algo, mantén contacto físico con el menor, sabiendo donde se encuentra y como. Muchos padres pueden incluso dejar al bebé a cargo de su hermano mayor, algo que tampoco recomendamos a no ser que este cuente con una edad suficiente y cuente con ese grado de responsabilidad, sin embargo, si el niño tiene una edad menor de 12 años no te lo recomendamos.

Posibles caídas

Cuando ya están aprendiendo a ponerse de pie y también a caminar por ellos mismos, necesitarás extremar las precauciones, sobre todo para evitar los resbalones y caídas que son muy habituales en el baño, ya que, si además de estar la superficie mojada, cuenta con el añadido de que tiene productos como geles o champús puede hacer que se vuelva más resbaladiza. Para esto, deberemos de poner en nuestra bañera o plato de ducha una cubierta en el suelo o alfombrilla interior para que el menor no pueda resbalarse pero también optar por materiales que tengan una superficie rugosa para que de esta manera puedan evitar estas caídas. De igual manera, existen en el mercado, en el caso de tener una bañera, adaptadores para el cuerpo del recién nacido que consiguen hacer que la bañera o incluso el plato de ducha cuente con más protección para evitar que el niño se pueda dar la vuelta en un descuido, haciendo que la tarea del baño diario sea mucho más segura que en otros casos. (Más información en ASEALIA.com).

Cuidado con la temperatura del agua

Debes de tener mucho cuidado con la temperatura del agua, ya que hay muchos casos a diario de niños que se han quemado al meterse en el baño y que cuentan con quemaduras muy graves por este motivo. Uno de los consejos de seguridad que podemos darte es que configures el termostato a una temperatura que no vaya a ascender de los 40 grados, siendo lo recomendable para bebés una temperatura de unos 37-38 grados, sin embargo en niños más mayores se puede llegar a la cifra que te hemos indicado. Si no tienes opción o no sabes como medir los grados en tu termo, puedes comprar un pequeño termómetro para el agua, los cuales hay de muchas formas diferentes y que se colocan en el agua para que, una vez que el baño esté lleno, puedas comprobar para verter agua fría y que esté en su punto.

Productos del baño alejados de su alcance

Si tu niño ya es capaz de bañarse solo y con cierta independencia, es recomendable en todo momento que tengas todos los productos del baño, como también medicamentos o productos de limpieza lejos de su alcance. Para el pequeño puede ser una diversión más el poder contar con ellos, pudiendo desde lugar con sus envases, ingerirlos o incluso verter su contenido en el interior de la bañera. Algunos no pasarán de una breve broma como por ejemplo geles o jabones, sin embargo, otros pueden ser muy dañinos como disolventes o lejías. Tienes que saber que incluso cuando estamos hablando de productos para niños, como bien pueden ser los geles especiales para ellos o incluso sus manoplas o esponjas pueden llegar a ser muy peligrosos si son ingeridos, por lo que conviene que retires todo lo innecesario para evitar problemas.

Aparatos eléctricos

De igual manera, tenemos que convertir nuestro cuarto de baño en una zona segura y que no pueda ocurrir ningún tipo de accidente, por este motivo si somos de tener aparatos eléctricos como planchas del pelo, secadores o afeitadoras en cajones guardados o pequeños muebles de baño, tendremos que tener máximo cuidado al respecto, ya que los pequeños pueden tomarlo para jugar con ellos en el baño y por lo tanto, provocar un terrible cortocircuito y verse electrocutados. Un buen consejo puede ser que el mueble donde vayas a colocarlo puedas cerrarlo con una llave o candado, evitando de esta manera que el pequeño pueda abrirlo con tanta facilidad.

Habla con el niño sobre seguridad

Uno de los consejos que en muchos lugares no dan pero que según ciertos especialistas en baños recomiendan es que se pueda hablar con los niños para que de esta manera sepan qué el cuarto de baño es un lugar que, aunque es muy agradable bañarse y es una zona dentro de casa, cuenta con muchos peligros que hay que tener en cuenta, peligros que pueden hacerle mucho daño. Una buena educación siempre es importante, incluso si se piensa que un pequeño de tres años no va a ser caso a tus recomendaciones ni tampoco a tus consejos, puedes estar muy equivocado puesto que ellos absorberán todas las cosas que le digas y si lo haces como es debido, no harán nada malo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *